1-1: Un De Gea irreconocible salva al Manchester

13.02.2013 23:00

Crónica

Luis (@Luis_portero93 en twitter)

 

El Real Madrid lo intentó hasta el final, pero viajará a Manchester con un 1-1 que no refleja lo que se vio sobre el césped del Santiago Bernabéu. De hecho, los blancos, que se encontraron con el poste en la primera mitad, dispararon 28 veces, 14 de ellas entre los tres palos. Una barbaridad. La gran actuación de De Gea, que firmó uno de los mejores partidos de su carrera, dio buena prueba de ello. Welbeck, en el primer disparo a portería del conjunto inglés, adelantó en un córner a los visitantes en el 20’. El saque de esquina no debió haberse sacado ya que Kagawa fue el último en golpear el esférico. Cristiano Ronaldo, diez minutos más tarde, igualó el encuentro de cabeza en una jugada que recordó a la que le dio a su equipo el último título de Copa ante el Barcelona. Los blancos merecieron más. Old Trafford dictará sentencia.
 
Partido grande en el estadio Santiago Bernabéu. Real Madrid y Manchester United se medían en la eliminatoria más importante de estos octavos de final de la Champions League y la ida no defraudó a nadie. Fue una delicia por juego, entrega y espectáculo. Ninguno de los contendientes salió a especular. Menos aún los locales, que a los cinco minutos de juego ya habían disparado en tres ocasiones y se habían encontrado con el palo en la última de ellas. Khedira en el 2’ y Di María en el 4’ fueron los protagonistas de las dos primeras jugadas de peligro, mientras que Coentrão disfrutó de la más importante. Centro de Cristiano Ronaldo que despejó Ferdinand y el lateral izquierdo blanco golpeó el esférico con la derecha. La enorme estirada de De Gea y el poste evitaron el primer tanto del choque, pero no el clamor del feudo blanco, que entró en estado de ebullición y dio aún más aliento a su equipo.
 
El Manchester United renunciaba a la posesión del esférico e intentaba sorprender al contragolpe con la velocidad de sus futbolistas más adelantados. No era de extrañar, por tanto, que si debían adelantarse lo hicieran a balón parado. Y así fue. Córner que sacó Rooney y Welbeck remató de cabeza en el 20’. Los diablos rojos se adelantaban en su primer disparo a portería, que vino precedido de un saque de esquina que no debió lanzarse porque Kagawa fue el último en golpear el esférico. 
 
Tocaba remontar, pero el Real Madrid puede dar masters de cómo solventar situaciones adversas. La historia así lo demuestra y más con la inestimable ayuda del Santiago Bernabéu. Di María lo intentó desde la frontal en el 23’ y el disparo de Cristiano Ronaldo de volea, cinco minutos más tarde, se marchó a escasos centímetros de la portería visitante. Fueron el mejor prólogo para el tanto del empate, que se fraguó en las botas de los dos últimos protagonistas en el 30’. Centro medido del argentino y espectacular remate de cabeza del portugués, que midió los tiempos a la perfección en una jugada que recordó a la que le dio a su equipo el último título de Copa ante el Barcelona. 1-1 y más de 60 minutos por delante. Los locales tuvieron tres ocasiones más antes del descanso. De Gea despejó con acierto en el 38’ la volea de Özil y las dos últimas, ambas de Cristiano Ronaldo, no finalizaron en gol por muy poco. Empate al final de la primera mitad, aunque los blancos merecieron mucho más. De hecho, dispararon 15 veces, siete de ellas entre los tres palos. 
 

El Real Madrid lo intentó hasta el final

La segunda parte comenzó como finalizó la primera: con el Real Madrid como protagonista. En el primer cuarto de hora se pudieron contabilizar tres claras ocasiones para los locales. Cristiano Ronaldo, en el 48’, a la media vuelta y Di María, en dos ocasiones, fueron los autores de las mismas. Mourinho decidió sustituir a Benzema por Higuaín y la entrada del argentino coincidió, hasta el momento, con la jugada de mayor peligro de la segunda mitad. Rosca perfecta de Khedira y Coentrão remata de forma acrobática en el 61’. De Gea, que firmó un gran partido, volvió a salvar a su equipo.
 
El Manchester, líder destacado de la Premier League, no se arrugaba y también se encontró con el palo, como ya le ocurriera al Real Madrid en la primera mitad. Van Persie fue quien disparó en el 70’ y Diego López tocó el esférico lo justito para que golpeara en el larguero. En la jugada posterior, y también tras un remate del holandés, Xabi Alonso sacó el balón sobre la línea de gol. Modric reforzó el centro del campo en el 75’ y desde entonces sólo se vio sobre el césped a los madridistas, que obligaron a que De Gea volviera a lucirse tras la volea de Khedira en el 79’. Los blancos, que remataron 28 veces, 14 de ellas entre los tres palos, merecieron más. Old Trafford dictará sentencia.