1-1: Ancelotti tira la Liga

07.05.2014 23:19

Se iba ganando 0-1 y Carletto sacó a Marcelo por Benzemá para defender el resultado.

Javi Guerra tuvo las dos mejores ocasiones del Valladolid. Aquí, de cabeza.

Las luchas por el título de Liga y por eludir el descenso eran protagonistas en el estadio José Zorrilla. Dos intereses contrapuestos y un único objetivo: la victoria. Ninguno la logró en un partido que tuvo un inicio vibrante. Real Madrid y Valladolid llegaron con peligro a ambas áreas y sólo la falta de puntería evitó que se estrenase el marcador durante los ocho primeros minutos. En ese momento Cristiano Ronaldo sintió molestias y fue sustituido por Morata.
 
Con el paso de los minutos, el Real Madrid era cada vez más dueño del partido y empujaba al Valladolid a su área. Di María lo intentó en el 25’, pero su disparo desde la frontal se marchó desviado. Diez minutos después se adelantaron los blancos. Falta al borde del área y Ramos, que vive un idilio con el gol desde el encuentro frente a Osasuna, la transformó de forma magistral. Es ya el quinto tanto consecutivo que encadena en los cuatro últimos encuentros y el primero de falta directa en Primera.
 
RAMOS MARCA POR PRIMERA VEZ EN CUATRO PARTIDOS CONSECUTIVOS.
 
El segundo capitán volvía a ser fundamental y con su importante gol llegaron los madridistas con ventaja al descanso. No cambió mucho el guion en la segunda mitad y el primer disparo entre los tres palos fue de Morata en el 53’. La respuesta llegó 12 minutos más tarde. Centro de Rukavina y acrobático remate de chilena de Javi Guerra que no encontró portería por poco.
 
El partido era ahora de ida y vuelta y quizá por ello, y para que su equipo tuviera más control del juego, Ancelotti decidió dar entrada a Illarra por Isco en el 73’ y a Marcelo por Benzema cinco minutos más tarde. No fue suficiente. Osorio, en el único remate a portería de los locales en todo el encuentro, empató a balón parado en el 85’ y el Real Madrid lo intentó hasta el final pese a estar prácticamente con diez hombres sobre el césped por las molestias con las que terminó Pepe.