3-1: Ya roban hasta el mini clásico

27.01.2013 19:41

Crónica

Luis (@Luis_portero93 en twitter)

 

El Miniestadi acogía en la vigésima tercera jornada de la Liga Adelante uno de los duelos más atractivos y esperados de la categoría. Con mucha fuerza arrancó el filial blanco, el primero en avisar en el 3’. Morata se escapa por la banda y centra para Álex, que no llega a rematar por muy poco frente a la portería de Masip. Tres minutos más tarde lo intentó Juanfran con un disparo que terminó en las manos del meta local. Los blancos, muy incisivos, seguían apretando y Cheryshev fue el siguiente en probar fortuna en el 8’ y 13’, pero en ambas, Masip lo impidió. El conjunto catalán, que hasta el momento no había logrado crear demasiado peligro a su rival, comenzó a dejarse ver. Su primera ocasión tuvo lugar en el 13’ con un testarazo de Carles Planas desde el centro del área que atajó bien Mejías.
 
A partir de ahí, el encuentro comenzó a trabarse para ambos equipos, hasta que apareció Luis Alberto. El delantero azulgrana puso a prueba los reflejos del meta visitante en el 29’ y 31’, con dos potentes disparos que despejó con la mano de manera providencial Mejías. Estas acciones espolearon a los madridistas que obtuvieron su premio en el 35’. Juanfran centra para Morata y el 9 blanco con un fuerte testarazo picado sube el 0-1 al marcador.  El filial se ponía por delante. Los de Eusebio buscaron neutralizar la ventaja de los de Toril antes del descanso. Araujo lo tuvo cerca en el 38’ en un mano a mano con Mejías, pero éste le ganó la partida. Brillante primera mitad del guardameta blanco que desbarató todas las ocasiones del Barcelona B. Los blancos pudieron sumar su segundo tanto antes de marcharse a los vestuarios, pero el centro de Juanfran no logró rematarlo con éxito Cheryshev.
 
En la reanudación, el partido iba a cambiar radicalmente para el Castilla. Y en el 55’ los de Toril se quedaban con un jugador menos por expulsión de Álex Fernández. El centrocampista cayó en la provocación de Araujo y terminó en la ducha antes de tiempo.  Al verse con uno menos, los de Toril se replegaron y los locales comenzaron a manejar el balón a su antojo. 
 
Araujo, que había provocado la expulsión de Álex, le dio la vuelta al marcador en cinco minutos y puso a su equipo por delante con dos buenos remates en el 65’ y 69’, que le ponía el partido cuesta arriba a los de Toril. El Castilla buscó  la reacción tirando de casta más que de juego, pero en el 78’ el árbitro pitó penalti a favor de los locales por manos de Morata que Deulofeu se encargó de transformar en el 3-1. A partir de entonces, el partido se acabó. Los locales se dedicaron a controlar el balón y los blancos a buscar un gol que les metiese en el partido pero no pudo ser. Derrota engañosa del Castilla que mientras estuvo con once sobre el campo se mostró mejor que el Barcelona B.