3-3: un gol en el 93 permite a la Real soñar con la Champions de nuevo

27.05.2013 00:19
foton
El Real Madrid disputaba ante la Real Sociedad su último partido oficial a domicilio de la temporada. El conjunto local no lo iba a poner fácil. De hecho, necesitaba la victoria para tener más próximo el objetivo de disputar la Champions League la próxima campaña. Pese a todo, los blancos contrarrestaron el apoyo constante del público de Anoeta adelantándose en su primer disparo a puerta. Higuaín, muy listo, aprovechó el error de Mikel González en la entrega de balón y batió a Bravo de tiro cruzado en el mano a mano. Sólo habían transcurrido seis minutos y los madridistas tenían el marcador en franquía.
 
El tanto visitante envalentonó aún más a la Real Sociedad. Los locales imprimieron un ritmo de juego más alto y comenzaron a llegar con asiduidad a la portería del Real Madrid. Pero allí estaba Diego López, que realizó dos intervenciones de mucho mérito a los remates de cabeza de Griezmann y Agirretxe en el 20’ y 22’ respectivamente. Con los donostiarras atacando sin descanso, el público apoyando hasta la extenuación a los suyos y los madridistas haciendo un gran ejercicio de solidez acabó la primera mitad en Anoeta.
 
La segunda comenzó con alternativas para los dos equipos. Kaká fue el primero en intentarlo, pero su disparo en el 49’ no cogió la rosca adecuada. En la siguiente jugada Agirretxe se plantó en el área y remató de volea. La enorme estirada de Diego López evitó el empate. El ritmo era frenético y en un centro de Khedira y una mala cesión de cabeza de Iñigo pudo llegar el segundo. El esférico se marchó a escasos centímetros de la portería de Bravo en el 52’. El Real Madrid estaba mucho mejor plantado sobre el césped. Había adelantado su presión y fruto de ello era el dominador de la posesión del balón y las ocasiones. No tardó en aprovechar una de ellas. Kaká recibió escorado, encaró a Carlos Martínez y asistió de forma magistral a Callejón, que completó su diagonal con un toque sutil de espuela para sorprender al portero local en el 57’. 
 
La Real Sociedad no quería darse por vencida y redujo distancias apenas cinco minutos después. González González decretó penalti en un centro que golpeó en el brazo de Khedira y Xabi Prieto no falló desde los once metros. La grada volvía a presionar a los madridistas y los locales encontraron su premio en un centro de Carlos Martínez que remató Griezmann en boca de gol en el 78’. Todo volvía a estar igualado a falta de doce minutos para que llegase el final del tiempo reglamentario, pero cuando más apretaba la afición local Khedira se inventó una enorme jugada personal, combinó con Özil y finalizó con una bonita vaselina para batir a Bravo. En el tiempo añadido y la última jugada del encuentro, Xabi Prieto firmó las tablas.